En vigor desde 10 de mayo de 2015 (DF segunda), la Ley 5/2015 de 25 de marzo de subvenciones de Aragón (BOA 10 de abril de 2015)  ha venido a completar el régimen jurídico aplicable a la concesión de subvenciones en la Comunidad Autónoma de Aragón y, en lo que afecta a la presente entrada, al conjunto de las entidades locales aragonesas.

 Dicho régimen jurídico vendrá formado por las siguientes normas, subvenciones

  • Los preceptos de carácter básico de la Ley estatal 38/2003 de 17 de noviembre, General de Subvenciones.
  • Los preceptos de carácter básico del Real Decreto 887/2006 de 21 de abril por el que se aprueba el reglamento de desarrollo de la Ley estatal
  • la Orden EHA/875/2007 por el que se determina el contenido y especificaciones técnicas de la información a suministrar a la Base de Datos Nacional de subvenciones regulada en el reglamento
  • La propia ley autonómica,
  • y los preceptos del REBASO que no han sido objeto de derogación genérica (artículos 176-197 no afectados por la Derogatoria única).

Aunque hay que señalar que el nuevo texto legal supone una mejora en el régimen subvencional aragonés, deberemos advertir que vuelve a perderse una nueva oportunidad para, por lo menos en esta materia (y sin que sirva de precedente), obtener una regulación optima en el ámbito local.

Así, nuevamente, el legislador aragonés se centra única y exclusivamente en regular al respecto de la administración autonómica sin profundizar en la materia desde un punto de vista local, dejando en el aire las posibilidades de concreción en este ámbito que le atribuye el Estatuto de Autonomía.

Por ejemplo, pierde la ocasión de configurar en el ámbito local la subvencion2figura de los planes estratégicos (artículos 5 a 8 de la Ley) o la distribución competencial de la materia (pleno/alcalde) lo que nos obliga a interpretaciones desde la normativa genérica que regula la Administración Local aragonesa.

No obstante se aprecian algunas novedades en este nuevo régimen jurídico con considerable interés en el ámbito local  pudiéndose destacar las siguientes:

  • Como destinatarias de subvenciones las Entidades Locales aragonesas deberán estar al corriente en la obligación de rendición de Cuentas a la Cámara de Cuentas, estableciéndose así un requisito más para ser beneficiarios de las mismas. (artículo 9 c de la LSA)
  • Como otorgantes de subvenciones, las Entidades Locales aragonesas deberán suministrar información a una nueva base autonómica de datos, al margen de la ya existente de naturaleza estatal.
  • Respecto al procedimiento para el otorgamiento de subvenciones, la Ley introduce un nuevo régimen de concurrencia de carácter simplificado que sin duda podrá ser utilizado por las EELL aragonesas.

Respecto a la justificación de subvenciones, se aclara en el artículo 32.5, que el gasto ha sido pagado cuando se haya procedido al reconocimiento de la obligación con anterioridad a la finalización del periodo de justificación, estableciéndose que la justificación en esos casos consistirá en la certificación al efecto de la intervención .

 

 

Entradas relacionadas